Algunas reflexiones sobre el Ébola desde Namibia

Desde hace unas semanas el Ébola está en primera línea en los medios de comunicación y está suscitando mucho interés, o más bien pánico. Lo cual parece vender mucho, porque cada 3-4 años afrontamos una situación similar. Recordemos los casos de gripe aviar y porcina, parecía que el mundo se iba a acabar, el Apocalipsis estaba cerca. La gente sentía un “elevado” riesgo y peligro de contagio y muerte, el cual se demostró que no era real. En el caso del Ébola, todavía no sabemos cómo evolucionará, ¿será como la gripe aviar o porcina, o como el VIH?…

En general creo que en el Norte importa bastante poco la salud de las personas más vulnerables del Sur. Cada año mueren en el mundo aproximadamente 1,1 millones de niños de neumonía,  760 000 menores de 5 años de diarrea, 627 000 de malaria (la mayoría niños), 1.6 millones de muertes asociadas al SIDA, 940 000 por tuberculosis…Un porcentaje elevado de estas muertes ocurre en el África Subsahariana y sin embargo esto no es noticia, no está en primera línea de los medios de comunicación, ni es una agenda prioritaria en las altas esferas.  Al mismo tiempo las desigualdades Norte-Sur y las desigualdades intra-paises aumentan de forma alarmante. La pregunta es, ¿por qué nos importa esto tan poco?…

En mi opinión es porque “no nos afecta”, “no va con nosotros”. Vivimos en un mundo en donde lo único que parece importar somos nosotros mismos y nuestro dinero.  El resto de la gente nos da igual y si son de un continente llamado “África” más igual todavía.

Antes de que el Ébola saltase de forma masiva a los medios de comunicación Internacionales, 467 personas ya habían fallecido en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona desde el 6 de Diciembre 2013 hasta el 30 de Junio de 2014.  ¿Nos importaron esas 467 personas muertas en la fase inicial de la epidemia?…Yo diría que bastante poco. Pero, ¿por qué de repente sí que nos ha interesado lo que pasa en esa parte de West-África?…En mi opinión porque  sentimos que “corremos peligro”, “que nos puede afectar a nosotros” y es entonces y solo entonces cuando reaccionamos. Triste pero cierto.

Sin embargo, esta no es la primera vez que ocurre algo parecido. Ya parece habérsenos olvidado cuando la epidemia de VIH comenzó en el África Subsahariana. Miles de personas morían diariamente de SIDA pero se seguían manteniendo las patentes farmacéuticas a precios prohibitivos para los países del África Sub-Sahariana. En aquel momento pesaba más el interés de unos pocos de hacer negocio que el derecho de miles de personas a Vivir.

Pero, ¿cuándo y por qué cambio esta situación?…Cambió en el momento en que los países del Norte se dieron cuenta que la epidemia se les estaba yendo de las manos y su propia “seguridad” estaba en peligro. Hasta ese momento la epidemia estaba centrada en los países del Norte en pequeños grupos de homosexuales y adictos a drogas vía parenteral. Sin embargo la transmisión del VIH en el África Subsahariana era fundamentalmente heterosexual y la prevalencia de VIH se había disparado alarmantemente en 2012 en muchos países (22% en Namibia, 30% en Sudáfrica, 20% en Zambia, 18% en Mozambique, 40% en Botswana y Swaziland…). Es entonces cuando el presidente de EEUU George W. Bush lanza el “Programa Presidencial de Emergencia de Asistencia para el SIDA” (PEPFAR en sus siglas en ingles) en 2003, para financiar fundamentalmente la provisión de antiretrovirales.   Poco antes, en 2002, se creó el Fondo Global contra el SIDA, malaria y tuberculosis. Es también justo decir que algunas ONGs ejercieron una presión internacional importante para conseguir el acceso al mercado de genéricos.

Pero cabe preguntarse, ¿por qué el Ébola, VIH, diarrea, neumonía, tuberculosis, mortalidad materna…parecen “cebarse” con ciertos países del África Sub-Sahariana?…

Para responder a esta pregunta es necesario mirar a la historia primero. Muchos países Africanos fueron esquilmados por la esclavitud. Se calcula que  entre el siglo XVI y XIX 12 millones de africanos fueron enviados a América, lo cual socavo las economías locales y la estabilidad política en el continente.

Posteriormente, durante el último tercio del siglo XIX y durante el siglo XX, el colonialismo Europeo exprimió de nuevo África, extrayendo las materias primas y sometiendo a su población. Durante los procesos de descolonización las potencias europeas siguieron manteniendo su influencia económica y alianzas con las elites locales generando mayores desigualdades. En la actualidad “el sueño neoliberal” inunda África y acrecienta las desigualdades sociales. Unas pocas elites económicas se suben al carro del capitalismo, mientras las grandes masas de gente se hunden en la miseria.

Toda esta historia condiciona el presente y hace que los determinantes sociales de la salud unidos a unos deficientes sistemas sanitarios condicionen la salud de muchos millones de africanos. Por poner algún ejemplo, la esperanza de vida media al nacimiento es de 60 años en África Subsahariana; la mortalidad infantil es de 63/1000; la mortalidad materna 510/100.000…

Estas cifras evidencian una primera “brecha Norte-Sur”. Volviendo a los mismos indicadores, la esperanza de vida en los países de renta alta es 79 años (19 más que en África Sub-Sahariana), la mortalidad infantil es de 10/1000 (6 veces inferior a la mortalidad infantil en el África Sub-Sahariana), la mortalidad materna 26/100.000 (20 veces inferior)…

La segunda “brecha” es “intra-paises”. Uno no tiene más que mirar las Encuestas Demográficas de Salud de cualquier país Africano (y del mundo) para ver un claro “Gradiente de Salud”. A mayor nivel socioeconómico mejor salud, existiendo un gap inmenso entre los más ricos y los más pobres de un mismo país. En Namibia por ejemplo, (tercer país más desigual del mundo con un coeficiente Gini de 0.639 –UNDP2014-) la mortalidad infantil en el quintil más pobre es casi tres veces superior a la del quintil más rico (60/1,000 vs 23/1,000).

Estas dos brechas evidencian grandes inequidades en Salud que “quizás” deberíamos intentar solucionar. Sé que algunos argumentaran que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) pretenden esto, es cierto y yo trabajo por ello en Namibia. Sin embargo, creo que no dejan de ser un “parche” en un sistema “engendrador” de injusticias, y a los que no se les dedica la máxima prioridad política internacional.

Quizás deberíamos también reflexionar sobre todas estas causas de las causas antes de culpabilizar y señalar a muchos países Africanos como origen de “terribles” epidemias que nos llevan al pánico.

Veremos a ver cómo evoluciona la epidemia de Ébola, ¿será como la gripe aviar o porcina, o como el VIH?…todavía no lo sabemos, pero en cualquier caso desde mi punto de vista es un buen momento para reflexionar sobre hacia dónde vamos como Humanidad. ¿Queremos seguir mirándonos únicamente a nuestro ombligo dejando atrás a millones de Seres Humanos?… ¿o quizás sea el momento de priorizar la Justicia Social y empezar a pensar y sentir que todos somos Seres Humanos con los mismos derechos?…

 

Tomas Zapata MD, MSc

 

 

Standard